Entradas

Amanecer en casa de la nonna

Imagen
Amanecer en la casa de la nonna íbamos cayendo en la cocina nos refregábamos la cara nos sentábamos a la mesa siempre tendida calor y fórmica las hornallas prendidas, murmurantes, atentas al aire y a lo que vendrá el mate cocido, color verde clarito con leche, infaltable, una cerámica de los '70 olor a pan en flautitas dorándose lentamente sobre el fuego  el nonno bien temprano en su mano de contador y campesino -mano amplia, gruesa, tibia como un pan- la bolsa de compras rayadas había sacado regresado con víveres frescos  esta parte nunca la veíamos se levantaban al alba, silenciosos,  la cocina un cuartel de operaciones iban y venían de la heladera pequeña, rebalsada, caja milagrosa de comida en la otra punta de la casa chorizo ¿por qué? el trayecto urgente de la cocina a la heladera iban y venían (me daba miedo atravesar el pasillo interminable corría en las penumbras de la casa para encontrar la luz fría que me iluminaba alivio,  gracias caja mágica de alimentos!) el nonno cortaba ajíes  la nonna hacía conse…

Shock Room

Imagen
Puse el agua para el té. Costó. La mano izquierda no puede girar con facilidad la perilla de la hornalla. Lo hice después de varios intentos fallidos. Me olvidé después de preparar el té. Abandoné el agua y la cocina. El lado izquierdo del cuerpo lo maneja el lado derecho del cerebro. Pienso en los cruces y los encuentros. Los desencuentros son cortocircuitos. Escribo, puedo escribir, uso una birome de tinta violeta. La mano derecha funciona, está ávida (ahora paso tecleo, hay que pasar lo que está en el papel, me equivoco bastante, voy a tientas con las teclas, pero mis dedos buscan, las yemas de los izquierdos quieren despertar, cada vez más). (Tecleo)Nunca perdí la conciencia. Pienso en enfermos de la cabeza, poetas, como Héctor Viel Temperley, Hospital Británico. Yo estuve en un Sanatorio (lugar donde colectivamente te sanan?), se llama Otamendi. En el mismo lugar, dos veces, entré a parir a mis hijas. De pronto, es rarísimo: llegar en ambulancia, charlando con el paramédico. Me c…

Elegía

Imagen
Suelto de cuerpo pedísEscribíme algo para cuando me mueraMe espeluzna la idea pero noretrocedotodo lo que duele hay que reírlotodo lo que flota hay que agarrarlocomo si peces dorados diminutos nadaran titilaran en el airetomo tu pedidoredoblote exijoquede por escrito el requerimientosi lo hago lo hago bienvamos a fondovamos a ver qué se sientemorir por adelantadoespantar a todos, que diganqué penatan vivaz eratan joven tan lindolas madres te aman con ojos y sonrisas de podés hacerlo mejorpodés ser ese candidato de smoking perfectopodés sonreír y arreglar peleaspodés ocuparte de ella, ser un poco amable pero ya noy la nena sola, arrinconadano sabe qué hacerella ni quería pero las madres, las tías, las abuelas, te adoran sos educado, atento, variadote gusta el fútbol pero hacés las comprasqué penaya note rompiste la crismate estrellaste en el asfaltoy para quéno hay nada más alláno hay nada abajo arribatampocopibela cosa es acáahorayacómo podés arder así y no encauzarcómo no sabés que e…

No hallo posición

Imagen
Me doy vuelta, no hallo posición. Giro de nuevo. Sé que no estoy sola en la cama. Algo respira. No hallo posición. No quiero pensar, no quiero pensar, si lo hago, me despierto. Algo late. No quiero abrir los ojos. Hay una luz que se cuela aún con los párpados pegados, apretados. La oscuridad nunca es perfecta, solo en el momento primero cuando irrumpe, de pronto: plano negro, corte, negro, corte, oscuridad pura. No quiero pensar, algo me incomoda, qué es. No voy a abrir los ojos. Trato de acomodar mis manos, giro, quedo de costado, los dedos se deslizan como gusanos, toco algo. ¿Qué tengo en el pecho? Hilos? Sopapas? Ahora me examino, veo poco, pero me encuentro llena de cables, algo me monitorea, está conectado a mi corazón. Los latidos se aceleran, no puedo librarme de esto que está adherido, pegado a mí. La piel tira, cruje. Desde el pecho una vibración insoportable se irradia, electriza mis brazos, mis piernas. En en centro de los pies siento clavos. Y la electricidad se vuelve do…

Esplendor

Imagen
Esplendorme llevaste en la ruta había una luna rojagiraba a nuestro ladogirábamosEsplendorde un costado la luz concentrada en un ojolos tuyos centellas líquidaslluvia de diamantes, perlas, cada parpadeoEsplendorun manojo de emociones inciertas llevo en el cuerpoembrollado, pegadoy sin embargo me detuveen la ropa interiorEsplendorme das la manome llevásme gusta cómo te abrís cómo dasla fascinación por el solaunque a la noche te encante desparramartecomer rico y calientejugar en la camacubrirte los piesEsplendor desataste en mí un nudoestaba aflojando tan lento, rugosometiste mano precisala punta un tirónpuro placergirégiramosEsplendormanojo del ríofloresesparcidas en las sábanasfui, soy, de qué coloreste caudal de flores repentinasrojas, violetas, blancas¿Qué es de pronto este jardín inmenso que nos rodea?Cómo surge de mi pie este pétaloesa orquídea salvaje ¿es tu cara?Cómo es posiblela luna era rojainmensanos miraba EsplendorCómo es posible, dónde estamosparpadeote veo radianteentre h…

yo desnuda en tu voz

Imagen
Voy leyendo tu poesía y revivo cada letra se abre, es túnel al final te veo con perfecta nitidez hablando con total convicción en ese tono enfático, articulado que adoro tus palabras llegan a mí como perlas desgranadas de un hilo invisible yo desnuda ellas me recorren sin pudor suaves, contundentes, irisadas casi puedo reflejarme en esa superficie tersa yo desnuda o vos me mirás así como si tus ojos zafiro pudieran tocar debajo de las prendas volátiles, encaje y puntilla debajo de los breteles y cintitas cada forma de mi cuerpo como si tus palabras perlas tendieran un collar larguísimo cayendo en mi espalda hasta el final sobre la redondez más profunda que se mueve con lentitud hacia donde estás. Seguís hablando, un círculo de personas te escucha atentamente movés las manos, te reís, una sostiene una copa que agitás con delicadeza te reís, estás en tu salsa, revoleás las pestañas y los dedos se mueven como si tocaras un piano mínimo que sigue el compás que marcás en el aire voy leyendo tu poesía y cada vez esto…